domingo, 9 de octubre de 2016

Anotaciones de superficie (VII)








El pasado viernes me anduve probando un reloj. Sucedió de esta manera: primero me lo abroché con mimo y, seguido me di a la entera observación del nuevo aspecto de mi muñeca portando ese artilugio. Entonces subía y bajaba el brazo, giraba la mano a un lado y al otro, estiraba y encogía los dedos en esa rutina de movimientos impostados. Hay que decir que mi antebrazo, antes uno cualquiera, se volvía ahora un antebrazo de postín. Tras un rato de cavilaciones deseché la idea de comprarlo. Hace diez y ocho años tuve un reloj que me desapareció al poco de adquirirlo, el asunto es que me lo retiré para hacer alguna tarea impropia de relojes y, cuando volví a buscarlo no estaba en donde lo dejé. No recuerdo haber tenido ningún otro antes y después de ese. Tampoco me tengo en la memoria con la nariz pegada a un escaparate de relojería. Casualmente, o no, el domingo comí con una amiga quien lucía un reloj muy similar al que me anduve probando. En el transcurrir de su diálogo hacía gestos con el brazo y reloj y brazo se crecían ante mis ojos y aseguro que formaban una unidad sin fisura posible. Tenía una que admirarse. Me estoy preguntando a qué se deberá esa fealdad mía de rehusar los relojes. Si habrá enmienda para mí.
 
 
 

 Resultado de imagen de imagenes de cine mudo
 
 
 
 
 

martes, 27 de septiembre de 2016

Algunas aseveraciones quizá no tan amables (II)




En una habitación alguien mandó a los maduros agruparse a un lado y a los jóvenes al lado contrario: Los de cuarenta se quedaron en el centro sin saber qué hacer.


Toda mi vida he seguido a un superhéroe que se hace llamar Antonio Almenara y a su chica, María Jiménez: Ellos no salen en ninguna película.


Me doy perfecta cuenta de que el mundo no me necesita: Esto me supone una enorme tranquilidad.


Conviene educar la memoria a fin de prevenir que se desmadre: Con el tiempo uno es lo que puede recordar.


Nace usted con la atención de muchos y con el único propósito de aprender a estar solo.



Saber dónde está el principio de las cosas y dónde el fin: No hay mayor indicio de sabiduría.



No es ningún triunfo haber aprendido a estar solo: Lo es haberlo hecho sin ira.



Resultado de imagen de fotos de cine mudo


El volver: Un traje hecho a medida y que siempre viene grande.


En la escuela, no es necesario poner mucho empeño en aprender a leer y escribir: Más tarde se desaprende en las redes sociales.


Si volviera a nacer pediría que el mundo no me necesitara nunca.


Hablando de géneros: No conozco a ninguna mujer que haya hecho más heroicidades que mamá.


No se le vaya a ocurrir a usted quitarme ni un solo año de vida: No crea que he sumado toda esta madurez sin esfuerzo alguno.


Vea cómo la población mundial está dividida en dos: Están los que piensan que al mundo le falta un tornillo, y están los que creen tenerlo.
Sin lugar a dudas este es un mundo sostenible.


Resultado de imagen de fotos de cine mudo



-Setefilla Almenara-



sábado, 13 de agosto de 2016

La imagen como el verso



Es el amor un rayo eléctrico
y yo me he procurado el epicentro de un istmo
para que en mi cuerpo tenga impacto



"Istmo"



"Unidad"






Como si un barco húmedo fuera
me retiraba yo del puerto
tierra adentro tierra adentro
en donde tú nunca más estabas



Versos de los poemas Aquí la impropia vida mía y El puerto respectivamente, ambos de Setefilla A.


Enriquece con tu opinión, gracias.