jueves, 13 de diciembre de 2012

"HE VENIDO A HABLAR DE SU LIBRO"





 
IHonestamente, no tengo ni idea de cómo se presenta un libro. Menos aún cómo se presenta el libro de un amigo. He borrado y reescrito algunas veces el texto que lees y es que, cuando se pretende escribir desde la admiración y el cariño se le complica a uno el verbo. Aunque pensándolo detenidamente, no se me negará que, el orden de aparición de estos afectos, me otorga cierto grado de objetividad. Un día cualquiera del pasado año me telefoneó Esteban Ferrández Gómez, teniendo una proposición para una servidora; sonó a algo parecido a esto; ¿Querrás escribir un prólogo para«Diario de a bordo»?. Con toda probabilidad titubeé, no lo recuerdo, de lo que sí me acuerdo es que tal propuesta intimidaba, y en qué forma. Expuse que yo no sabía hacer eso de escribir un prólogo. «Sí que sabes»—añadió. Debió bastarme porque, en los días consecutivos, el autor del diario recibió un texto que consideré un prólogo acorde a la obra. En lo sucesivo me llegó un paquete y, cuando extraje el contenido y comprobé que aquel libro, el de mi querido y admirado amigo, al que yo había contribuido, había sido al fin publicado... sentí un arranque de emociones, felicidad diría, tales, que no puedes estimado lector, hacerte una idea...Llegado este punto sigo sin saber cómo hacer la presentación, así que estimo oportuno reproducir algunos párrafos del prólogo que escribí.

*

(…) «Un diario conformado por relatos breves que están interrelacionados, aun así con un principio y final cada uno. Para el Esteban escritor, someter los actos cotidianos a la poetización es prioridad, y por ende, la práctica totalidad de los capítulos deja connotar un primario afanamiento a las relaciones humanas; Invitando a quien lee a hacer una reflexión sobre éstas.
No puede decirse que Esteban Ferrández sea un poeta evadido. Más bien diríase un realista amable. Un predicador de lo tierno, un hombre subordinado a la emotividad de lo contemplado. Y lo contemplado, a veces, resulta ser un señor arrogante que se levantara frente a él amenazador, al que el lírico profiere un trato apelativo, suavizante de los modos, a fin de humanizar lo mecánico. La obra es simplista en cuanto a los conceptos. Todo lo expuesto es realista y razonable, afín al paisaje memorial del lector. Aunque «Diario de a bordo» se desarrolla en prosa es, no obstante, legítimo hijo de la poesía; la información que el cronista ofrece, tanto de los rasgos fisonómicos como de la psique de los personajes, de escenarios, acontecimientos, así como de los factores ambientales, es exhaustiva, y el  idioma se ve sobradamente enriquecido por la poética que adopta. En definitiva, la noción que traslada Esteban Ferrández Gómez con el Diario de a bordo, es la carga de inventiva que sobre él y sus virtudes literarias pesa. A buen seguro, se detendrá frente a ti que tienes este libro entre las manos, el tierno navío en que el poeta va a bordo, como el tibio blancor de unos panes, seguro, como un viento de eucalipto lejano…que viniera el monte de la España atravesando.»©


Setefilla Almenara Jiménez





Puedes leer AQUÍ uno de los capítulos del diario.
El libro lo puedes encontrar en la WEB DE ARTGERUST.¡Ya a la venta la 2ª edición!
Si deseas contactar con el autor, visita la WEB DE ESTEBAN FERRÁNDEZ GÓMEZ


Diario de a bordo es un imprescindible. Un tierno para llevarse a la cama. 
¿Te lo vas a perder?




Déjame tu opinión, gracias.

8 comentarios:

  1. Sete, no se qué decir. No imaginas cuantas frases diferente he escrito y he borrado por no encontrar las palabras adecuadas, y sigo sin encontrarlas...

    ¡Enhorabuena a los dos!

    ResponderEliminar


  2. Tu comentario dice mucho, muchísimo...

    El mérito es del autor y mío el honor de haber escrito ese prólogo.Un autor que escribe de una forma profesional al tiempo que delicada. Es una lectura que te recomiendo encarecidamente Lola, es un buen libro, de lectura rápida y fácil, pero de emociones hondas.

    Gracias por venir y opinar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. No deja de ser una suerte para el autor tenerte como prologuista. Haces que uno sienta deseos de adentrarse en ese diario de a abordo.

    Gracias, Sete. Un besazo.

    ResponderEliminar

  4. Gracias a ti, rey, por esas palabras y por venir.
    Inducir a la lectura del libro era el propósito del prólogo, quedo muy satisfecha pues.
    Otro besazo.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, bueno....En este blog me siento como en casa, qué maravilla.
    Gracias, Sete; gracias de nuevo. Te agradezco mucho volver a ser portada de este trocito gráfico de tu vida.
    Tu publicación me hace recordar que incomprensiblemente no te he enviado todavía un ejemplar de la segunda edición (ésto suena bien,¿verdad?), Jajaja, de mi libro.
    No, en serio, te lo enviare pronto. Está el nuevo mucho mejor que el "incunable" que obra en tu poder; aunque tú y yo sabemos que en un futuro próximo su valor será incalculable....

    Esto..., jeje...Aprovecho para hacer promoción. ¿Un regalo original para estas navidades? No lo dude, joven: "Diario de a bordo" es la solución a sus problemas. Agradable librillo al tacto, de poco peso, fácil de leer y encima dedicado por su autor ¡En su propio domicilio!, al increíble precio que aparece en pantalla...

    12,00 €

    Es poco dinero a pagar por tener la oportunidad de leer un prólogo tan magnífico.
    Gracias, guapa; mi querida amiga.
    Un abrazo bien fuerte.

    -


    ResponderEliminar

  6. Esteban yo ya tengo mi "incunable" como decimos siempre...jeje, para mi es un libro muy especial, ya lo sabes.Cierto es que siento curiosidad por saber como quedó la segunda edición con los cambios que hiciste,así que si te hace ilusión que vea la edición mejorada de "Diario de a bordo", estaré encantada de recibir el nuevo ejemplar.

    Te abrazo fuerte, amigo.

    ResponderEliminar
  7. Buen prólogo, para un diario que cotidiano que te invita a entrar. Lo apuntaremos a la lista…

    Un abrazo, Ann@

    ResponderEliminar

  8. Anota el título, Anna, no te defraudará, te lo garantizo.

    ¡Hey muchas gracias por venir!

    Besos.

    ResponderEliminar