domingo, 2 de agosto de 2015

Ven a mí



Si bien no supe identificarla
con el paso de los años he comprendido
que la conciencia poética
desde niña estuvo latente. 

Se es poeta mucho antes de escribir el primer verso.
S. A



VEN A MÍ

I

Retírate de la vista
huye digno a la penumbra
examina un rincón
ve ahí y deshazte
llora tu dolor humano
abrázate
musita tu pena
sé tu compasión
está bien, hazlo
hazlo.


II

Llama a las fuerzas
¡aúnelas, amigo!
ordénalas perfectas
y luego haz de ti
lo que yo necesito,
álzate, yérguete,
hazme ver
tu magnificiencia.
Sé la rama de almendro colorida 
a quien yo quiero.






Mejor con tu opinión, gracias.

5 comentarios:

  1. Hermoso poema de amor, querida amiga. Sé feliz. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Antonio, es un gran honor que un maestro como tú y al que tanto admiro venga por esta casa. Enorme satisfacción que te haya gustado lo leído.
    Un abrazo.


    ResponderEliminar
  3. Este poema siempre me pareció una hermosa forma de arengar al ser amado. Con estas sentidas palabras, ¿quién se resiste a ser esa rama de almendro florido que tú quieres?
    Besos y naranjas.

    ResponderEliminar
  4. Es como una forma de decir "te llevo para que me lleves", "sé fuerte para que sea fuerte".

    Buen texto.

    ResponderEliminar
  5. Te agradezco el comentario, Julio David, bienvenido.

    ResponderEliminar