lunes, 30 de septiembre de 2013

TIEMBLA MI BOCA Y MIS DEDOS FINOS. DOS PALABRAS

Esta tarde

Ahora quiero amar algo lejano...
algún hombre divino
que sea como un ave por lo dulce,
que haya habido mujeres infinitas
y sepa de otras tierras, y florezca
la palabra en sus labios, perfumada:
suerte de selva virgen bajo el viento...

Y quiero amarlo ahora. Está la tarde
blanda y tranquila como espeso musgo,
tiembla mi boca y mis dedos finos,
se deshacen mis trenzas poco a poco.

Siento un vago rumor... Toda la tierra
está cantando dulcemente... Lejos,
los bosques se han cargado de corolas,
desbordan los arroyos de sus cauces
y las aguas se filtran en la tierra
así como mis ojos en los ojos
que estoy soñando embelesada...

Pero...
ya está bajando el sol tras de los montes,
las aves se acurrucan en sus nidos,
la tarde ha de morir y él está lejos...
lejos como este sol que para nunca
se marcha y me abandona, con las manos
hundidas en las trenzas, con la boca
húmeda y temblorosa, con el alma
sutilizada, ardida en la esperanza
de este amor infinito que me vuelve
dulce y hermosa...



 


Dos palabras

Esta noche al oído me has dicho dos palabras
comunes. Dos palabras cansadas
de ser dichas. Palabras
que de viejas son nuevas.

Dos palabras tan dulces, que la luna que andaba
filtrando entre las ramas
se detuvo en mi boca. Tan dulces dos palabras
que una hormiga pasea por mi cuello y no intento
moverme para echarla.

Tan dulces dos palabras
que digo sin quererlo -¡oh, qué bella, la vida!-
Tan dulces y tan mansas
que aceites olorosos sobre el cuerpo derraman.

Tan dulces y tan bellas
que nerviosos, mis dedos,
se mueven hacia el cielo imitando tijeras.
Oh, mis dedos quisieran
cortar estrellas.



 
 
Alfonsina Storni

Mejor con tu opinión, gracias.

12 comentarios:

  1. beautiful blog kisses albert

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hi Albert, thanks a lot for your visit.
      Have a nice day.
      Sete

      Eliminar
  2. Tan dulces y tan bellas
    que nerviosos, mis dedos,
    se mueven hacia el cielo imitando tijeras.
    Oh, mis dedos quisieran
    cortar estrellas.....

    Precioso Sete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bellísima estrofa, grande Alfonsina.
      Gracias por pasar, Antonio.
      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Hola Amiga.
    Hace un tiempo que no paseo por tu blog. El ir de allá para acá con desasosiego me impedía acercarme a disfrutar de tu espacio.
    Hoy me he deleitado...y aún en mi deleite te envío un beso enorme.

    LOLA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría recibirte otra vez, amiga querida. Pues sí hija, primero está la obligación y después la devoción, qué le vamos a hacer.
      ¡Recogo tu beso y te lo reenvío multiplicado, gracias por la visita!
      Sete

      Eliminar
  4. Se desbordan los arroyos de sus cauces... el amor incontrolable. Bellos versos. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De frágil poética, Alfonsina es una de mis preferidas.
      Qué tengas buen día, José Luis.

      Eliminar
  5. POEMAS QUE MUESTRAN LA GRANDEZA DE SU AUTOR. GRACIAS POR COMPARTIR.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me canso de leer a esta mujer, me levanta cien emociones...
      Gracias a ti, por venir.

      Otro abrazo, Reltih

      Eliminar
  6. Dos poemas dulces como la miel... Estructurados con amor y sensibilidad. Eres una buena poeta amiga. Me gustaron mucho. Gracias por compartir, besos, Anna

    ResponderEliminar
  7. ¡Anna! me temo que las prisas te han hecho obviar un detalle importantísimo. Los poemas no son míos sino de la grande Alfonsina Storni, como figura al pie. Qué más quisiera yo, jeje.

    Un besote, gracias por pasar.

    ResponderEliminar