sábado, 15 de febrero de 2014

Los del Carmen de los Mártires, latín

Fue por casualidad que, hace unos días fui a parar al Carmen de los Mártires, emplazado en la misma colina que la Alhambra. Fue el lugar desde donde el rey Boabdil partió para entregar su amada ciudad a Isabel la Católica, la que hizo construir una ermita en conmemoración del triunfo, más tarde transformada en convento carmelita, del que fuera prior San Juan de la Cruz, y posteriormente derruido este y construido el palacete de recreo que hoy se conserva.
Precioso enclave que invita al recogimiento y la contemplación; a saber; fuentes de agua sonora; profusa vegetación, palmeras, árboles frutales, cipreses estilizadísimos; un huerto monacal; zonas aterrasadas que propinan increíbles estampas de la ciudad; tres jardines románticos, uno al estilo inglés, otro al francés, otro al español; trinares incontables; un lago que alberga una simpática piara de patos; zonas de fresca umbría, de radiantes luces...














Varios siglos de historia fusionada que han generado personajes de altísona opulencia y personajes de honda mística, en contraposición. Decididamente, yo creo que en la actualidad los reyes, dueños, y señores del Carmen de los Mártires, son esos tres ejemplares de Pavo Real que se ven en la foto encaramados sobre las columnas, cuyos buches azul prusia y despampanantes colas saben muy bien poner al resguardo de los turistas, que siempre son igual de impertinentes. Seguro que, cuando el recinto permanece cerrado, entonces señorean sus colas por los múltiples senderos sin restringirse. Esos deben saber, por lo menos, latín.

Mejor con tu opinión, gracias.

12 comentarios:

  1. MUCHAS GRACIAS POR COMPARTIRNOS TUS IMÁGENES E IMPRESIONES.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, amigo, por interesarte.
      Abrazo de vuelta.

      Eliminar
  2. Las convulsiones de la Historia en su presente hace que no veamos lo que después nos mostrará el tiempo. A veces cuando veo viejos castillos medio en ruinas me doy cuenta que no fueron las guerras las que ocasionaros esos derrumbes sino el mismo tiempo. Tu palabras y estas estupendas imágenes me han llenado de calma espiritual y algo más respecto a lo emocional. Recuerdo hace ya mucho tiempo,cuando me dedicaba al buceo, vi un barco sumergido y me acordé de un poema donde decía que los barcos son más bellos cuando están sumergidos. La calma, el desasosiego o ese gorrión que canta alegremente sobre un cañón oxidado.

    Besos, guapetona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me embargaron en la visita al carmen sensaciones que no puedo trasladar a la palabra, así es, Francisco. Imagino que ver ese barco sumergido debió ser una experiencia increíble, como algunas otras que habrás tenido durante tus inmersiones. A ver si un día te animas y nos relatas cómo era esa estampa del barco oxidado bajo el agua. Me gustaría leerlo.
      Gracias otra vez por pasar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. En ocosasiones creemos conocer todos los los rincones de nuestra ciudad, pero tratándose de Granada eso debe ser casi imposible y seguro que te aguardan todavía infinidad de agradables sorpresas.
    Después de leer tu didáctica crónica y contemplar las bellas imágenes solo me queda una cosa por hacer: no dejar de ir a verlo en mi próxima visita a esa maravillosa ciudad andaluza de tan grato recuerdo.
    Besos profusos.
    Esteban.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Esteban, bien sabes que es así. Te espero!
    Un beSete.

    ResponderEliminar
  5. Este lugar sabe mucho de la magia del agua y del sentimiento que se deja ver bajo las estrellas... desconozco si sabe latín, no obstante, sé que sabe el idioma de las emociones asentadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apuesto a que los tres pavos saben latín, sir, en todas las fotos de internet aparecen sobre las columnas para que no los toquen los visitantes, jaja, me quedé con las ganas.
      El lugar es mágico, cierto.
      Muchas gracias por tu visita y comentario.
      Un saludo.
      Setefilla

      Eliminar
  6. Ohhh, la Alhambra... Desde pequeña tiene un embrujo que emociona. Recuerdo cuando comencé a leer a Antonio Machado:
    "Se le vio caminar...
    Labrad, amigos,
    de piedra y sueño en el Alhambra,
    un túmulo al poeta,
    sobre una fuente donde llore el agua,
    y eternamente diga:
    el crimen fue en Granada, ¡en su Granada!"
    Y como no había internet recurrí a un diccionario enorme y busqué Alhambra y en ese momento me enamoré y me prometí que algún día la voy a conocer. Y así lo haré.
    Gracias por esta belleza, amiga!
    Besos para tí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hum,qué preciosos versos, Bee, fíjate que de Machado no he leído mucho, pero ahora me han entrado ganas de hacerlo. Cuando vengas a Granada estaré encantada de acompañarte a la Alhambra, te aseguro que el palacio no te defraudará, tampoco la ciudad.
      Fuerte abrazo :D

      Eliminar
  7. Es una muy buena aproximación para quienes no la conocemos, muy buena conjunción de palabras e imágenes. Felicitaciones!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar