jueves, 1 de agosto de 2013

NO ES BUEN DÍA PARA DEJAR LOS ANSIOLÍTICOS



©A este le voy a cantar las cuarenta, de hoy no pasa, dice para sí. Con este leitmotiv se  dirige José al domicilio de su contrincante. Como cada día cuando son las trece y diez sube la cuesta agraviado por las bolsas que carga y la asfixia del mes de julio. Frente a la verja  adjunta a la puerta principal de la casa se planta esta vez decidido, poniendo los brazos en jarra. Da toquecitos José con la punta del zapato contra el alquitrán mirando al interior de la casa, tras la verja. Como es de esperar, a la carrera, frenético, dominante, matón, aparece el doberman Brandon, el que choca bruscamente contra la cancela y se pone a dos patas en actitud de superioridad frente a José, a quien le palpita fuerte el corazón y se le seca la boca otra vez. No se extraña, ahora que observa más de cerca el conjunto muscular del  perro, significativamente a la alza si se compara al suyo. Mi mi ra te voy a decir cuatro co co sas bien di, no termina su frase cuando comienza a ladrar con estrépito el bicho, dejando su dubitativa vocecita inaudible. —¡Ya está bien!, grita con tono chirriante y se acerca más al perro, ahora quedando ambas cabezas a la misma altura. Es lo que tiene José, que mide uno cincuenta y siempre ha tenido la certeza de que eso le resta rotundidad, tal vez por este motivo ahora le tiemblan tanto las piernas y seguramente por esto se despidiera con la manita su ex mientras se alejaba del brazo de aquel domador de leones. Pero lo cierto es que la terapia con el psicólogo lo está dejando en la ruina y ha determinado zanjar la reyerta en el día de hoy. Siguiendo su consejo profesional debe afrontar sus miedos de una vez por todas. Entretanto el perro se desgañita en el ladrido grave, de tenor cuánto menos. José cree que va a ensordecer pero no se achanta. Apretando la mandíbula adelanta el pecho y una pierna el valiente,  en el último año he pasado por aquí cada día y a la misma hora, ¿me tienes que seguir ladrando?, ya he perdido un oído, maldito chucho. Te voy a enseñar lo que tienes que hacer de hoy en adelante, voy a pasar delante de ti y tú el hocico cerrado ¿estamos?—. Retrocede justo hasta el  quicio primero, se mete las manos en los bolsillos, sube la barbilla, finge desaire, y con paso chulesco desfila ante las narices del perro. Este se ha calmado, se ha sentado y con las orejas subidas mira a José haciendo movimientos secos de cabeza a izquierda y derecha, parece sorprendido.  Tras dos paseíllos demostrativos se para ¿ves?, buen chico. Viendo el dominio que ejerce ahora sobre el animal se crece, si va a resultar que solo eres una gallina asustada, masculla. Pero se conoce que el pitido que emite al hablar excita sobremanera al canino, y que la fortuna no acompaña a José esta mañana, a tenor de la velocidad a la que corre despavorido calle abajo, llevando detrás al bicho que espumea por la boca e intenta darle alcance. El caso es que al entrar en la casa la dueña de Brandon un rato antes de que pasara José, no ha corrido del todo el cerrojo de la cancela. Se ve que Brandon durante el forcejeo ha puesto la zarpa encima descorriéndolo y…  
No, no es buen día para dejar los ansiolíticos.

Setefilla A.

Mejor con tu opinión, gracias.

21 comentarios:

  1. Queridos amigos hoy comienza mi periodo vacacional, y que mejor forma de refresco mental que el ejercicio de la escritura. Pues a eso mismo he dedicado la mañana, a escribir este relato que espero sea de vuestro agrado.
    Sete.

    ResponderEliminar
  2. UFFFFFFFFFFFF, ME IMAGINO LA CARRERA DE JOSÉ.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay,yo también...(ojalá ganase a Brandon)
      Besos, amigo.

      Eliminar
  3. Acertada descripción de éste individuo carne de psiquiatra.
    En vez de querer competir con el perro en tanto tiempo ya hubiése logrado su amistad.
    La novia que se va con el domador de leones habla toneladas de su falta de selección en compañeras.
    Todo le sale mal a un perdedor así, y para colmo quiere resolver todo con pastillas.
    Buen retrato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carne de psiquiatra sí que es. Desde luego qué mala suerte ha tenido, para una vez que reúne fuerzas para enfrentarse al perro...

      Gracias por leer,Carlos.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Muy bueno, amiga Sete. Sabes yo ocnozco a un personajillo de igual enjundia. Pero, va crecido desde el día que llegó a este mundo.

    Tendrás que dejarme a Brandon a ver si le baja los humos. Jejejejeee...

    Bicos que dice la amiga Ohma, Anna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anna, me resulta curioso ver con que personaje empatiza el lector, con José unos, y con Brandon otros, como es tu caso. El autor escribe y el lector dispone, así sucede.

      Besos y muchas gracias por pasar, Anna.

      Eliminar
  5. Hola, soy Esteban (desde un locutorio público)
    Un relato muy divertido. Me ha recordado las historietas de los tebeos de mi infancia, tipo DDT, TIOVIVO, TBO y similares.
    La moraleja de la historia apunta a que es mejor utilizar la energía en hacer amigos antes que enemigos; seguro que Brandon no es tan malo como aparenta. Por cierto, la foto que ilustra el relato es de la novia de Brandon, no...?
    Besos divertidos.

    ResponderEliminar
  6. Bien, como estoy en un locutorio público, ando enredado con el tema de la identidad del que comenta, contraseñas, y guerras con los duendes informáticos, por lo que es posible que el comentario salga duplicado, triplicado, en blanco... o quien sabe de qué manera. En fin, disculpas por adelantado.
    Decía que el relato me ha parecido muy divertido y me ha recordado a una historieta de las que leía en los tebeos de mi infancia. Esto le podría haber ocurrido perfectamente a Anacleto agente secreto. o a Mortadelo y Filemón, por poner algún ejemplo, y hasta soy capaz de visionar la viñeta final con el personaje a la fuga y el perro rozándole los talones con el morro desencajado por la fiereza...
    La historia guarda una moraleja muy clara, como apunta Carlos de la Parra: mejor gastar la energía en hacer amigos antes que enemigos.
    Por cierto, la foto que ilustra el relato es de la novia de Brandon, ¿verdad?
    Besos divertidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Esteban del locutorio, jeje;
      Sí, sí, eso de hacerte amigo de un doberman que te quiere saborear la yugular solo por pasar frente a su verja, al tiempo que te deja sordo...se dice fácil. ¿No te ha pasado nunca...? A mí con frecuencia. Me gustan los perros, pero a esos histéricos los cogería del rabo y los revolearía bien lejos...
      jeje, qué observador eres...(ilustro con Brenda, la novia de Brandon, que es más dócil)

      Besos risueños y agradecidos.

      Eliminar
  7. Procure um lugar próximo à janela
    desfrute cada uma das paisagens
    que o tempo lhe oferecer,
    com o prazer de quem realiza a primeira viagem.
    Não se assuste com os abismos,
    nem com as curvas que não lhe
    deixam ver os caminhos que estão por vir.
    Procure curtir a viagem da vida,
    observando cada arbusto, cada riacho,
    beirais de estrada e
    tons mutantes de paisagem.
    Preste atenção em cada ponto de parada,
    e fique atento ao apito da partida.
    E quando decidir descer na estação
    onde a esperança lhe acenou,
    não hesite.
    Desembarque nela os seus sonhos.
    De aquele abraço apertado nesse Dia Dos Pais ,
    Que espera você na última estação .
    Caso seu pai não esteja a sua espera
    muitos pais estão a espera dos filhos.
    De aquele abraço com um largo sorriso
    o importante é saber , que nesse Domingo
    esteja feliz seja como filha , filho
    ou pai.
    Um abraço e um beijo carinhoso.
    Que seja eterna nossa amizade.
    Caso gostar na postagem
    deixei um mimo para você.
    No Domingo Realizarei o sorteio do livro.
    A venda também na Rede Ponto Frio.
    Para presentear seu Pai.
    Me prometa ser Feliz .
    Evanir S Garcia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar, Evanir, espero que entiendas el español. Si no es así puedes mirar las fotos. Aquí hay entretenimiento para todos, jeje.

      Saludos

      Eliminar
  8. Fantástico relato!
    No hay día para dejar los ansiolíticos, no hay vacaciones que lo justifiquen, no hay Brandon's en la vida de uno para excusarse, nadie tiene derecho a obligarnos a prescindir de ellos.
    De modo que dile por favor a José que yo digo, y que lo digo de la experiencia (profesional, solo profesional que conste) que no los deje.
    Un abrazo.
    Desde hoy soy seguidora de tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marta, bienvenida y gracias por quedarte.
      Verás, he querido presentar a José y su circunstancia a través del filtro de la parodia, como bien señala mi buen lector y amigo Esteban, más arriba. No lo tomes en serio, te sugiero.
      Me alegra que leyeras a Massiani, es un relato largo(por lo que ha sido poco leído), pero es sumamente divertido, así que muchas gracias también por ello.

      Un beso.
      Sete

      Eliminar
    2. También mi comentario es irónico. Al menos es lo que pretendía...

      Eliminar
  9. Me ha gustado mucho tu relato. Enhorabuena.
    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, malagueño.
      ¿No se tiene que estar muy mal en Málaga, verdad...?

      :-)

      Eliminar
  10. EL TEMA: "CANCIÓN DE LA MUCHACHA", NO APARECE.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reltih, "Canción de la muchacha" era un poema que eliminé por tener dudas. Disculpa.

      Abrazo de vuelta, gracias.

      Eliminar
  11. Hola, Setefilla. He querido echar un poco hacia atrás pues comentar poesía no es lo mío. A pesar de que me gusta leerla y la disfruto, no sé comentarla, me quedo como muda. Nunca he escrito poemas, debe ser por eso. Te quería comentar dos cosas: tú blog sorprende por la belleza. Está hecho con enorme sensibilidad y la segunda que eres digna propietaria: manejas diversos campos del arte y, por lo que he visto, todos con gran acierto. Poesía, narrativa y dibujo. Toda una artista.
    El relato es muy bueno. El pobre acomplejado de metro y medio tiene muy pocas posibilidades de dejar los ansiolíticos. Ver el mundo desde esa perspectiva debe ser un poco deprimente y nada fácil. Es un relato ameno y divertido. Mantiene el ritmo y la tensión narrativa perfectamente incluso a pesar de los detalles descriptivos del personaje y de su vida que vas intercalando. Y ese final tragicómico todo un acierto. Te felicito. Creo que volveré. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Marta, considérate muy bienvenida. Bueno, te agradezco enormemente el detenimiento que muestras en tu comentario, gracias también por las palabras tan atentas que me diriges. Verás, ahora el dibujo lo tengo aparcado por estar más volcada en escribir, pero creo que lo retomaré pronto.He visto que al final te has decidido a comentar "Otoño", qué bueno.Pues espero verte por aquí y poder ofrecerte algo que despierte tu interés.

    Un abrazo, catalana.
    Sete

    ResponderEliminar