lunes, 19 de agosto de 2013

Otoño



Como el Expreso de Oriente
el color de la noche
tiene matices imposibles.
Luego estás tú,
y los puentes de las ciudades
en las que nunca he estado.
La vida que has tenido,
y las bandadas de aves
contra el cielo
que se te parecen.
Tú.
A las maquetas de zepelín
en el escaparate de Rennes
las prefiero a media tarde
igual que a los nenúfares de Monet,
también a ti.
He empezado a detestar las cosas
que no son de nosotros
como este crepúsculo
que muere, que se parece a mí.
Y luego la lluvia,
la visión de tu gorra cashmire
a un extremo del buró
que sí era tuyo, mío.
Tú y el otoño. Las calles de París.
El día aquel en que partías
con ojos tristes.
Tú. Yo. Nosotros.
El Expreso de Oriente
que se escapa.


Setefilla Almenara Jiménez 



Mejor con tu opinión, gracias.


22 comentarios:

  1. Amigos lectores, tras un periodo sin escribir poesía, esta tarde escribo este boceto otoñal y quedo a la espera de vuestra opinión. Os dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pletórico de preciosos escenarios.Amorosa dinámica de las palabras y una sutil melancolía. BESOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos audaz, gran placer tenerte en mi casa, pero eso ya lo sabes.
      Un besazo.

      Eliminar
  3. NOSTÁLGICO OTOÑO URBANO. EXCELENTE GESTA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo, poeta, gracias por venir también esta vez. El otoño y la nostalgia van de la mano, luego está el amor...
      Abrazo de vuelta.

      Eliminar
  4. Como el Expreso de Oriente
    el color de la noche
    tiene matices imposibles.
    Luego estás tú,
    y los puentes de las ciudades
    en las que nunca he estado.
    La vida que has tenido,
    y las bandadas de aves
    contra el cielo
    que se te parecen.
    Tú.

    ¿Que decirte?...¿Me encanta? Solo esto, así, sin más. lo veo poco, pero como no doy para mucho más, permíteme que así de escueto te lo comente.
    Un beso en esa preciosa frente.

    Antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta está bien, jaja. Ay, tú y tu espontaneidad, amigo Antonio, gracias por ese beso que te devuelvo, con mi agradecimiento por la visita.

      Eliminar
  5. Certera lírica y metáforas.
    Nos leemos.

    Saludos ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge, bienvenido;
      Acabo de venir de tu blog, que he encontrado muy interesante de leer.
      Gracias por la visita, nos leemos.

      Saludos

      Eliminar
  6. Un poema bohemio y delicioso... De esos que degustas con la taza de café y su lectura. París, sin lugar a dudas la ciudad -no de la luz (que sí)-, del amor.

    Me encantó, besitos. Anna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Anna. Por cierto, que suelo leer tus recomendaciones en google, y así he descubierto grandes blogs y autores.
      Me alegra que te gustara.
      Un besazo.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. José Luis, bienvenido de nuevo. Digo de nuevo porque aseguraría haber dejado una respuesta a tu comentario días atrás, y ahora que vuelvo a ella resulta que no está, en fin. Gran satisfacción que te encantara el poema, tratándose una pluma tan fina como la tuya. Muchas gracias.

      Un saludo atento.

      Eliminar
  8. Qué bonito poema, Sete, me ha encantado el ambiente que creas, bohemio y un punto exótico. Emana una gran nostalgia, y las imágenes me transportan al barrio antiguo de una gran ciudad, París o cualquier otra gran urbe europea en un día nublado, como el que hace hoy en Sevilla, perfecto para leerlo de nuevo y disfrutarlo.
    Bella creación, uno de tus poemas que más me han gustado este año.
    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amigo. Todas esas impresiones tuyas son afines al poema.

      Otro abrazo de aquí a Sanlúcar.

      Eliminar
  9. Hola, Setefilla. De nuevo aquí. Como te he comentado en tu último relato, la poesía no es lo mío. La leo, disfruto de su belleza y admiero a sus autores. Este poema me ha dejado sabor a nostalgia y melancolía. Así siento yo también la llegada del otoño. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Vine, leí y de repente me encontré en Paris, en otoño, y con la sensación melancólica de que perdí un amor.
    Me gustó mucho.
    Un beso grande.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra recibirte de nuevo y haberte contagiado de las emociones del poema, Humberto.

      Muchas gracias, un besote.

      Eliminar
  11. Hola Sete, voy dando una vuelta y me encuentro con tu otoño. Una delicia, porque traernos un pedacito del París bohemio, mezclado con despedidas y expresos de Oriente... la atmósfera perfecta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asun, qué alegría saludarte, gracias, para delicia tu visita.
      Fuerte abrazo.

      Eliminar
  12. Estupendo el blog, escrito con un lápiz tan manso, pero tan certero.

    ResponderEliminar